Derecho Inmobiliario

Representar a las partes involucradas en cualquier operación inmobiliaria es nuestra mayor fortaleza.

Hasta el día de hoy hemos realizado más de 10.000 cierres exitosos. Nosotros representamos a compradores, vendedores, prestamistas, desarrolladores, inversionistas privados y bancos locales en todos los aspectos involucrados en una transacción de bienes raíces, ya sea comercial o residencial. Los guiamos y les brindamos una asesoría integral desde las primeras fases de la negociación hasta la preparación de los documentos para la realización formal de la compra, siempre con el objetivo de lograr que la transacción inmobiliaria sea fluida y se logren los mejores resultados. Los abogados de nuestra firma trabajan en conjunto con las mejores empresas de títulos: Old Republic Title Insurance, First American Title Insurance Company, y Attorney’s Title Insurance Fund.


Hasta la fecha, hemos logrado con éxito cientos de modificaciones de préstamo y las aprobaciones de las llamadas “ventas corta” para nuestros clientes. Contamos con un equipo experimentado y altamente calificado en el cumplimiento de las directrices de cada prestamista en la negociación de modificaciones de préstamos inmobiliarios y el procesamiento de las “ventas cortas”. Por ello, estamos en condiciones de brindar el más alto nivel de servicio profesional y eficiente en esta materia.

Algunas de las áreas más importantes en materia de derecho inmobiliario incluyen:

-Compra y venta de propiedades residenciales y comerciales.
-Representación legal de compradores y vendedores antes, durante y después de la compra, incluyendo la búsqueda títulos y gravámenes.
-Ejecuciones hipotecarias y transacciones relacionadas, tales como preparación de documentos para la entrega del inmueble, la realización de una búsqueda de gravámenes sobre las propiedades compradas en las subastas hipotecarias y el procedimiento de plusvalía.
-Negociación y elaboración de contratos de bienes raíces y contratos de arrendamiento.
-Entrenamientos acerca de préstamos residenciales y comerciales incluyendo “ventas cortas” y modificaciones de préstamos hipotecarios.